Translate

lunes, 8 de octubre de 2012

¿EL DISEÑO O LA MARCA?


¿EL DISEÑO O LA MARCA?©[1].


Por: MD Hugo Alday Nieto[2].

¿Qué es primero?. ¿El diseño o la marca?. ¿El diseñador o el abogado?. Estas son las cuestiones que deberían pasar por la mente de los empresarios mexicanos antes de lanzar un producto al mercado, dado que en la actualidad existen un sinnúmero de marcas multi-publicitadas en diversos medios a lo largo y ancho de nuestro territorio y más allá de nuestras fronteras sin que exista una adecuada vigilancia o gestión de propiedad intelectual.


En Quintana Roo tenemos una gran cantidad de ejemplos como en su momento fuera el caso de la marca Caribe Mexicano que libró una férrea batalla en contra de un particular que la registrara de mala fe, aún cuando éste concepto es desde sus orígenes una creación del gobierno de Quintana Roo a través de su Secretaría de Turismo y en la intervinieron diversos personajes de la entidad como Guillermo Martínez y Juan Pablo Mirabent, llegando finalmente en el año 2012 a buen puerto con el registro de la marca en favor del estado de Quintana Roo para su explotación para la promoción turística de la entidad de forma exclusiva en México, Estados Unidos y los 27 países que conforman la Unión Europea entre otros.



Otro ejemplo es el que se desprende del novedoso concepto de turismo de aventura como XPLOR ubicado en el famoso parque Xcaret, mismo que durante diversas ocasiones se ha presentado a registro sin resultados favorables para los empresarios propietarios de este majestuoso centro de diversión de México.


El detalle de esta negativa radica principalmente a que en 2007 después de ser publicitado se presentó la solicitud 851396 siendo negada por anterioridades existentes en la clase 41, sin que se realizara una contestación y posterior litigio especializado.


Luego vinieron más intentos ya con diseños específicos en el año 2008 pero con la misma inconsistencia en la descripción de los servicios a amparar para la clase 41 por lo que nuevamente fue negada y abandonada.



Hubo otro intento más en ese mismo año de 2008 para registrarla con otro diseño y ampliando colores como el azul referente a los ríos subterráneos que comprenden dicho parque de aventura, pero nuevamente amparando el título de la clase 41 sin separarse de las marcas anteriores ya citadas como impedimento desde 2007.



Por último se presenta una nueva solicitud con el número 1275638 en el año 2012 ya más definida y agregando el término "Cancún" para acompañarla y hacerla distintiva, aunque por obvias razones no reservándose el uso de ese término por ser el nombre de un destino turístico  que además está comprendido en otras marcas propiedad del Fideicomiso de PromociónTurística de Cancún, y que a varios meses de su presentación se enfrentará nuevamente a las anterioridades citadas en 2007 y 2008 con la esperanza de solventar las observaciones de fondo que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial realice, y en su caso de llegar hasta instancias judiciales para poder obtener el registro de la misma.



Este sin duda es otro de los errores cotidianos en los que un empresario e incluso el propio Estado puede caer, al no contar con una gestión de propiedad intelectual adecuada,  mismo que a la larga puede representarle una elevada carga económica y que pudiera evitarse con solamente hacerse la pregunta: ¿Qué es más importante: el diseño o la marca?, o bien, citando al abogado de propiedad intelectual a las reuniones de creativos para definir una estrategia más sólida y menos costosa. En fin. Así es el mundo de la propiedad intelectual.  Para mayores informes consulte: aqui o en este link y si no, en este otro.



[1] Todos los derechos reservados © Hugo Alday Nieto 2012.
[2] Abogado con maestría en Derecho Empresarial, así como en Propiedad Industrial e Intelectual y Derecho de la Sociedad de la información, socio de ALHEN Abogados® (www.alhen.mx / Twitter®: Alhen_Abogados / Facebook®: Alhen Abogados)


©DERECHOS RESERVADOS 2012.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTA OBRA

3 comentarios: